7 Alimentos que nunca deberías comer antes de hacer ejercicio

Chica haciendo deporte



Si has reunido la fuerza de voluntad para llegar hasta el gimnasio, bien por ti – eso es la mitad de la batalla. Pero una vez cojas la esterilla para hacer abdominales o te sientes en la bicicleta estática, el gran desafío es encontrar la energía para darlo todo.

Como cualquier máquina bien engrasada, tu cuerpo necesita el combustible óptimo para actuar como debe (especialmente durante esos últimos 10 minutos de la clase de HIIT). Aunque seguro que sabes que no debes comer repostería, pizza o alcohol justo antes de una sesión de ejercicio, hay otros alimentos que podrían sorprenderte. Aparentemente sanos, harán que tu rutina sea más pesada. Hemos hablado con nutricionistas y dietistas expertos para descubrir qué ingredientes suponen el peor tipo de combustible para hacer ejercicio y lo que deberías comer en su lugar.

1 – Verduras de hoja

Verduras de hoja

Aunque una dieta rica en ensaladas y vegetales es normalmente ideal, las verduras crudas como espinacas y brócoli pueden causar grave desconfort cuando tienes que moverte. Por culpa de su alto contenido en fibra, las verduras de hoja es casi seguro que causarán distensión abdominal, es decir, gases e hinchazón. Si quieres comer algo light antes de hacer ejercicio, cambia la ensalada verde por un batido verde. Sólo mezcla tu fruta favorita con media taza de vegetales vedes, agua y un poco de avena. Así facilitarás su digestión y evitarás la hinchazón o pesadez.

2 – Bebidas energéticas

Chica con bebida energética

Muchas de las marcas que encontramos tienen muy pocos nutrientes y demasiado azúcar. Las bebidas energéticas te ofrecen algunas vitaminas y electrolitos, pero el altísimo contenido en azúcar te atravesará todo el cuerpo sólo para provocar una precipitada caída en un rato. En su lugar, opta por jugo de tomate bajo en sodio, que te proporcionará potasio, mejorará tu presión sanguínea y hasta puede ayudar a mantenerte hidratado.

3 – Hummus o dip de legumbres

Hummus

No hay ninguna duda que las legumbres son una fuente ideal de proteínas. Pero los hummus y dips de legumbres envasados suelen contener montones de grasas añadidas, y además, suelen ser propensos al moho. Si lo haces tu en tu casa, y has remojado las legumbres previamente a cocerlas, eliminas todo el moho, pero sino, te arriesgas a consumir un alimento con un contenido de moho muy alto que puede provocar inflamación y la reducción del consumo de oxigen. La mayoría de atletas evitan comer dips envasados por esta razón. En su lugar, opta por queso “cottage” bajo en grasas. Es más ligero, te llena más y es muy rico en proteínas, sin todo el aceite. También puedes probar suplementos proteicos específicos pre-entrenamiento.

4 – Pan integral

Pan integral

Aunque usualmente pedir la versión integral de cualquier cosa es óptimo para tu salud, no lo es si te diriges a la sala de ejercicios. Los carbohidratos en general que tienen levadura y gluten suelen ser inflamatorios, es decir, retienen agua y provocan hinchazones. Así, te llenan de energía porque son azúcares, pero esto no compensa los efectos secundarios a la hora de hacer ejercicio. Deberías escoger una simple tortilla blanca (de las que usamos para hacer burritos) y ponerle manteca de cacahuete y un plátano cortado para un chute extra de energía.

5 – Semillas crudas

Semillas de calabaza

Coger un puñado de semillas crudas para antes de ir a clase de yoga sólo conseguirá hincharte y hacerte sentir pesadez estomacal, por culpa de su alto contenido en grasas, que se ve limitado cuando las combinamos con otros alimentos bajos en fibra.  Considera mezclar solamente una cucharada de tus semillas favoritas con media taza de avena. Esta combinación de grasas, proteínas y carbohidratos es perfecta para que tu cuerpo desempeñe sus funciones de manera óptima.

6 – Alimentos picantes

Alimentos picantes

El problema es que los alimentos con tanto sabor y condimentos requieren mayor tiempo de digestión, por lo que tu estómago estará esperando una siesta, no una sesión de ejercicio. Si quieres algo salado y sabroso, come un poco de pollo o de pavo, tiene mucha proteína y poco del resto. ¡Recuerda comprar marcas bajas en sodio y sin aditivos!

7 – Barritas proteicas

Barritas de proteínas

Que no te engañe un buen marketing. Si lo que estás comiendo no sabe a salmón, pollo o bistec y, en su lugar, sabe a galletas o chocolate; lo más probable es que esté lleno de azúcares y algún tipo de polvo de hadas. Si necesitas algo para tomar mientras caminas o en el tren, y lo único que encuentras es una barra de proteínas, asegúrate que se trate de una que ofrezca al menos una proporción 50-50 de azúcar y cantidad de grasas. Si no, prueba esta sencilla receta de barritas con chocolate o esta de galletas proteicas perfectas para el café.

En resumen, si lo que quieres es evitar la hinchazón que puede provocar escoger la comida equivocada previamente a tu sesión de ejercicio; debes fijarte en comer alimentos altos en azúcares de rápida absorción, como frutas (un plátano es lo ideal) y proteínas de fácil digestión, como podría ser jamón york o queso bajo en grasas.