Dormir es la mejor manera para perder peso

dormir adelgaza

¿Te imaginas poder perder peso durmiendo? Pues es cierto, el descanso del cuerpo está directamente relacionado con tu peso. Si bien es cierto que, para mantener la línea, el ejercicio físico y la dieta son dos puntos básicos, los expertos apuntan a que la calidad de tu sueño es también determinante para tu plan de fitness.

Dormir adelgaza. Resumiéndolo mucho, dormir más hace que tengas menos hambre y, por consiguiente, comas mucho menos. ¿Sigues sin creértelo? Te lo demuestro en estos cinco puntos.

1. Comes menos

Mucha gente considera que el hambre está relacionada con la fuerza de voluntad y que, para controlarla, todo cuanto tienes que hacer es controlar tus impulsos. Eso no es correcto. La sensación de hambre está controlada por dos hormonas (leptina y grelina) y dormir es la mejor manera para regularlas.

La leptina es la hormona encargada de decirle a tu cerebro que ya está saciada. La grelina, por su parte, es la hormona que simula el apetito. La falta de sueño o, la mala calidad del mismo afectan directamente a estas dos hormonas, reduciendo los niveles de leptina y aumentando los de grelina. Un reciente estudio de la Journal of Clinical Endocrinoloy and Metabolism constató que las personas que no dormían bien, comían hasta  300 calorías más que las que tenían un descanso adecuado.

comes menos

2. Provocas acumulación de grasa

Después de una noche de sueño reparador, tu cabeza se siente mucho más despejada y dispuesta para trabajar al 100%. Lo cierto es que, ese tipo de noches, tienen sorprendentes beneficios para cuerpo y mente. Está comprobado que el estrés y la ansiedad dificultan, y en mucho, la pérdida de peso. Cuando sientes ansiedad, además de tener más facilidad para caer en caprichos y golosinas, el cuerpo tiende a producir más coristol. Esta hormona, que se activa con el estrés, sube los niveles de azúcar en sangre y hace que el metabolismo absorba más grasas de lo normal. El objetivo aquí es eliminar el estrés y dormir es, sin duda, la mejor manera para acabar con estos problemas.

3. Eliminas células grasas

Al contrario que en el caso anterior, seguro que alguna vez te has despertado sintiéndote exhausto. Eso ocurre cuando tienes falta de sueño y, además de afectar a tu cerebro, tiene consecuencias importantes para tu metabolismo. Una investigación de la Universidad de Chicago apuntó que, después de 4 días con insuficiencia de descanso la capacidad del cuerpo de autorregular la insulina pierde hasta un 30% de efectividad.

El descanso consigue eliminar grasas. Muchos expertos coinciden en señalar que la falta de sueño predispone al cuerpo a la obesidad o a las enfermedades cardiovasculares. Además, otro dato curioso es que durmiendo, no sólo se eliminan la acumulación de grasa si no que también, se queman calorías. Según un estudio de American Journal of Clinical Nutrition, dormir quema hasta un 5% más calorías que estar en reposo.

4. Te proporciona más energía

Resulta obvio pensar que el descanso físico te ayuda a encarar el día con más energías. Después de una noche de sueño reparador, eres capaz de afrontar tu plan de entrenamiento con mucha mejor predisposición y, por consiguiente, el rendimiento en el gimnasio es más alto. Además de recargar las energías para el día siguiente, dormir bien te ayuda a tener un estado anímico adecuado y favorable.

Lo que está claro es que si consigues construir músculo combatirás el exceso de grasa. Y, para conseguir músculo, hay dos cosas importantes: trabajar para conseguirlo y descansar cuando lo has trabajado. Dar descanso al cuerpo después de una sesión dura de entrenamiento es un paso necesario para completar tu proceso de musculación. Además, está comprobado que el cansancio hace bajar los niveles de la síntesis de tu cuerpo, las proteínas encargadas de construir músculo.

más energía

5. Te ayuda a comer mejor

Ir al supermercado hambriento o cansado hace que compres alimentos mucho más calóricos. Un estudio de la Harvard Medical School, constató que el cerebro tiene menos capacidad de autocontrol frente a la comida calórica cuando duerme poco. Las personas que han dormido de manera insuficiente tienen una reacción cerebral menos resistente frente a un plato de comida con alto contenido que las personas que han descansado bien. Esto es porque el córtex prefrontal, la zona encargada de regular el comportamiento, está más inhibida. 

comer bien