¿Puedo entrenar si tengo agujetas?

agujetas-dolores-musculares



Aunque entrenes de forma regular, seguramente que alguna vez has sentido el dolor muscular producido después de un entrenamiento intensivo. Este tipo de dolor es conocido como agujetas.

Las agujetas aparecen cuando el músculo sufre desgarros minúsculos. Éstos ayudan a construir la fibra del músculo haciéndolo más fuerte. Así que las agujetas no son una excusa para no hacer ejercicio el siguiente día.

¿Qué hacer si tienes agujetas?

  • No te mediques antes de un entrenamiento. Así podrás entender y notar cómo reacciona el cuerpo a un entrenamiento. En caso de medicarte antes, podrías presionar más de lo que debes a tu cuerpo o, incluso enmascarar una lesión hasta que sea demasiado tarde.

Si tienes agujetas, lo que puedes hacer es tomarte un anti-inflamatorio después del entrenamiento.

  • Evalúa el dolor. Tener agujetas es bueno. Pero si terminas de un entrenamiento y sientes como si estuvieras dolorido, seguir presionándote no es lo mejor que puedes hacer. Si has empezado a hacer ejercicio, es normal tener dolores musculares. Sin embargo, cuando el dolor de ejercicio se siente más como una sensación de ardor, significa que tienes que parar.

Asegúrate de prestar atención a la diferencia entre un dolor de lesión y un dolor muscular normal, y detente y descansa si crees que has tensado demasiado algún músculo.

  • Toma proteína. Los músculos están hechos de proteína, por lo que si tratas de comer algún tipo de proteína justo después de hacer ejercicio, ayudarás al músculo a sanarse más rápido y a construir más músculo.
  • Alterna los entrenamientos. En caso de tener agujetas en una parte del cuerpo, puedes ejercitar otra zona. Es decir, si tienes agujetas en las piernas, los ejercicios ideales serán aquellos que ponen foco en los brazos y el abdomen. Es una buena manera de optimizar el tiempo: mientras la parte dolorida descansa, trabajas otra parte del cuerpo sin dejar de entrenar.

correr-dolores-musculares

Asimismo puedes optar por otro ejercicio aeróbico o hacer yoga, ya que tanto el cardio como los estiramientos calman los músculos.

 

Si tienes agujetas, no te quedes sentado y sigue entrenando. En caso de que el dolor no mejore, visita a un médico.