¿Cómo combatir el sedentarismo?

cómo evitar el sedentarismo



La comodidad que nos ofrece la vida moderna hace sea más sencilla, pero también sedentaria.  ¿Cómo evitar el sedentarismo? Está claro que la mejor forma es con la práctica de actividad física, pero eso no es tan sencillo.  Surge una pregunta: para evitar el sedentarismo ¿es necesario practicar algún deporte? No necesariamente.

Aunque la práctica de una disciplina deportiva es la mejor forma de combatir el sedentarismo, no es la única forma de lograrlo. En nuestra entrada de hoy, definiremos el sedentarismo como un concepto que afecta a la sociedad moderna, pero también compartiremos algunas recomendaciones sobre cómo evitarlo, reseñando las actividades para evitar el sedentarismo más adecuadas y fáciles de llevar a la práctica.

¿Qué es el sedentarismo?

cómo evitar el sedentarismo

El sedentarismo se define como la falta o la disminución de actividad física. Es importante que tengas en cuenta que, el concepto no está necesariamente asociado a la falta de actividad deportiva.

Según la Organización Mundial de la Salud, cuando no cumplimos con una meta de 30 minutos diarios de actividad física, estamos llevando una vida sedentaria. Lo preocupante del tema es que un poco más del 60 % de la población mundial, se encuentra dentro de este rango de sedentarismo, lo cual genera un grupo de personas con alta exposición a enfermedades cardiovasculares.

Consecuencias de la vida sedentaria

cómo evitar el sedentarismo

Solemos creer que la vida sedentaria es el origen de la obesidad. Aunque en muchos casos es así, y parece lógico que así sea, lo cierto es que no todas las personas que llevan una vida sedentaria padecen de obesidad.

La vida sedentaria provoca el desuso de los sistemas funcionales. El aparato locomotor y los demás órganos y sistemas en general, entran en un proceso de regresión que lleva a la atrofia.

En primera instancia, esto se evidencia en los músculos y los huesos, que pierden flexibilidad y movilidad articular. Pero el compromiso funcional puede afectar todos los órganos del cuerpo, incluido por supuesto el sistema circulatorio.

Hipertensión arterial, diabetes, ansiedad, aumento del colesterol, infarto y por supuesto obesidad, son algunas de las enfermedades asociadas a un estilo de vida sedentario.

Recomendaciones para evitarlo

cómo evitar el sedentarismo

Si deseas evitar los riesgos de una vida sedentaria, 30 minutos al día es el tiempo mínimo recomendado, ya sea de forma continua o alternada. Pero, te estarás preguntando, ¿cómo evitar el sedentarismo sí no práctico ningún deporte?

Antes de continuar con las recomendaciones para evitar el sedentarismo, te aconsejo que no rechaces de plano la posibilidad de iniciar la práctica de alguna disciplina deportiva. El deporte aporta muchos beneficios a tu salud física y mental. Te permite socializar y establecer mejores relaciones con tu familia, con tus compañeros de trabajo, con tus vecinos, etc.

Pero lo cierto es que, si llevas un buen tiempo de hábitos sedentarios, no resulta apropiado que salgas a correr la media maratón de la noche a la mañana.  Es necesario que sigas un proceso progresivo que te lleve a, en una primera etapa, cumplir con el objetivo mínimo: 30 minutos diarios de actividad física.

cómo evitar el sedentarismo

Siempre que pensamos en cómo evitar el sedentarismo, viene a nuestra mente de inmediato salir a caminar. Por supuesto es una gran recomendación. Sin embargo, las exigencias de la vida moderna no se lo permiten a todas las personas.

Sí este es tu caso, da un vistazo a los siguientes consejos pare evitar el sedentarismo:

Consejos

  1. Sí en tu casa o en tu lugar de trabajo, debes usar un ascensor, considera utilizar las escaleras. El tiempo que utilices no será sensiblemente mayor y sí estarás acumulando minutos de actividad física.
  2. Si vas en coche a tu trabajo, busca un lugar para aparcar, que se encuentre a varias calles de tu oficina. De esta forma te obligarás a caminar hacia tu lugar de trabajo, y luego, de regreso a buscar tu coche.
  3. Tómate en serio las pausas activas durante el trabajo: ponte una alarma cada hora. Levántate de tu silla y da un paseo por la oficina o por el edificio. Si el paseo involucra subir y bajar escaleras, mejor. Cuatro o cinco pausas durante el día, te aportarán fácilmente los 30 minutos mínimos que necesitas.
  4. No sé si habrás notado que, cuando recibes una llamada en el móvil, continúas sentado en tu silla, pero en verdad dejas de producir. Es el momento ideal para dar un paseo por la oficina mientras atiendes el teléfono.
  5. Sí acostumbras a tomar café, agua u otra bebida a lo largo del día, utiliza un vaso pequeño. Esto te obligará a levantarte muchas más veces para rellenarlo.
  6. Sí debes comunicarle algo a algún compañero dentro de la misma oficina, o dentro del mismo edificio, en lugar de enviar un mensaje de WhatsApp o un mail, ve a verlo en persona.
  7. En casa, siempre hay labores que todos rehúyen. Lavar los trastes de la cocina, sacar la basura, sacar el perro a pasear, asegurar puertas y ventanas en la noche… son labores que te ayudarán en tu propósito y quedarás bien con tu familia.

Todo esto está muy bien para “quitar la herrumbre” a la máquina. Pero no puedes estar satisfecho con eso.   En una segunda etapa, está bien que empieces a practicar algunos ejercicios para evitar el sedentarismo. No se trata de que te inscribas en un gimnasio o que te matricules en un equipo deportivo. Son solo algunos sencillos ejercicios para evitar el sedentarismo y mejorar aún más el rendimiento de tus sistemas. Veamos:

Ejercicios para una vida activa

cómo evitar el sedentarismo

Si decides evitar el sedentarismo, realizando ejercicios en casa, lo ideal que optes por algunos básicos y que no requieren mayor entrenamiento.

Las sentadillas y los abdominales, en series intercaladas de a 5, durante media hora diaria, proporcionarán tonicidad, fortaleza y elasticidad a todos los músculos de tu cuerpo.

Pero si quieres ir un poco más allá, saltar la cuerda es un ejercicio fácil, divertido y muy efectivo. Un trozo de soga, que no tiene mayor coste, no ocupa gran espacio y lo puedes llevar a cualquier parte, te permitirá realizar un ejercicio de alto impacto que reportará beneficios para todo tu cuerpo, pero en especial para tu salud cardiovascular.

El cuerpo humano ha sido diseñado para estar en movimiento. Son muchas las actividades para evitar el sedentarismo que puedes practicar a diario. Algunas implican seguir rutinas de ejercicio, pero otras solo requieren cambiar los hábitos de vida diarios.

¿Eres una persona sedentaria? ¿Qué tal empezar ahora a cambiar tus hábitos y tus rutinas diarias? Sigue nuestras sugerencias para evitar el sedentarismo y si este post te ha resultado interesantes, deja un comentario.