Vida sedentaria y dolor de espalda: Trucos para prevenirlo

El sedentarismo es uno de los efectos negativos directos del mundo en el que vivimos, muchas personas pasan la mayor parte de su día sentado en frente de pantallas de ordenador durante horas y difícilmente después de sus jornadas de trabajo se sienten con las fuerzas suficientes para realizar ejercicio.

Las anormales posturas que adapta tu espalda durante ese tiempo, combinadas con la falta de actividad física pueden provocarte grandes dolores de espalda que acaben incidiendo en tu calidad de vida y rendimiento.

Las causas del dolor

 

 

La espalda, en concreto la columna vertebral, es parte clave de nuestro cuerpo, dado que asegura el enlace entre las extremidades inferiores y superiores.

Hay muchos músculos que intervienen en la postura, así que el fortalecimiento de estos favorece por tanto a una buena posición del cuerpo. Mientras que la debilidad muscular puede afectar muy negativamente a la postura a largo plazo.

  • Los dolores pueden provenir de diversas causas:

Muscular.
Técnica (colocación).
Articular.
Ligamento tendinoso.
Preparación al esfuerzo.

  • Para entender mejor tus dolores vale la pena observar si experimentas:
  1. Una postura particular: Entre estas posturas pueden estar los hombros hacia atrás, la cabeza hacia adelante y curvatura lumbar acentuada.
  2. Debilidad en los músculos que envuelven la columna vertebral.
  3. Falta de movilidad de la columna vertebral, pelvis o la cabeza.

Cómo prevenirlo

La buena postura debe ser trabajada, debemos concienciarnos y educarnos para lograrlo, pero una de las primeras acciones que debemos realizar es comprobar si en nuestro lugar de trabajo contamos con el mobiliario ideal como para no influir negativamente en la espalda.

Como hemos comentado al incido pasamos sentados largas jornadas por lo que el asiento debe ser cómodo, pero a la misma vez corregir nuestra curvatura de la espalda para no realizar malas posturas mientras trabajamos. Al igual que disponer de una silla adapta a nosotros es clave para evitar dolores, tener un buen escritorio para ordenador nos permitirá asegurarnos el bienestar de nuestras articulaciones.

Todos estamos de acuerdo en lo importante tener un buen colchón porque es donde descansamos todas las noches, pero también tenemos que concienciarnos en lo significativo que es disponer de un buen mobiliario de oficina porque es donde pasamos la mayor parte de nuestro día.

Una vez tengamos nuestra silla perfecta y escritorio, pasamos al siguiente paso; dedicarles unos minutos a los ejercicios de actividad física que nos ayudaran con el fortalecimiento de los músculos, aquí os dejamos unos ejercicios  para fortalecer una de las partes que más sufre con las malas posturas.

Por último, os mostramos otros enemigos a parte del sedentarismo que pueden aumentarte el dolor de espalda sin que lo sepas.

Tareas del hogar:  Cuando trabajamos en casa los movimientos son casi no registrados, y se trata de un trabajo muy cansado que puede empujarnos a adoptar malas posturas y a realizar movimientos inapropiados para nuestra columna y las articulaciones. Por eso, cuando trabajes en casa, procura no agotarte en exceso y supervisar la posición de la espalda cuando barres, te agachas o cargas objetos pesados.

Cargas pesadas: si cargamos a un lado del cuerpo demasiado peso o si debemos soportar una carga excesiva a nuestras espaldas, estaremos presionando la columna pudiendo dañar la postura y sufrir molestias a causa de esto.

Tacones altos: aunque afecta más a las mujeres, la elevación del talón por el uso de tacones cambia el apoyo del cuerpo y altera la postura normal que el cuerpo debería tener.

 

 

 

 

Lo que se comenta en Facebook