¿Qué y cuáles son los ejercicios de Kegel para hombre?

¡Valora este artículo!
[Total: 2 Media: 5]

Los ejercicios de Kegel para hombres son menos conocidos que para mujeres y, sin embargo, son igualmente importantes. Todo hombre sano puede beneficiarse de los ejercicios Kegel para hombres pero estos son especialmente relevantes para quienes desean mejorar su vida sexual, evitar la incontinencia urinaria por esfuerzo o para operados de próstata, entre otros. Conoce para qué sirven los ejercicios de Kegel para hombres y cómo hacerlos correctamente.

¿Qué son los ejercicios de Kegel para hombres y para qué sirven?

Los ejercicios de Kegel para hombres son una serie de ejercicios físicos para fortalecer el suelo pélvico creados por el Doctor Kegel. En el caso de los hombres los beneficios de hacer este tipo de ejercicios son que previene,  mejora y soluciona distintas problemáticas.

  • Mejora la salud prostática.
  • Previene los prolapsos.
  • Contribuyen a la óptima y rápida recuperación tras una cirugía en el aparato genital o urinario.
  • Fortalece los músculos del aparato genital.
  • Permite disfrutar de erecciones más fuertes y duraderas.
  • Permite orgasmos más intensos.
  • Previene la incontinencia urinaria incluso aquella por esfuerzo debida a lesiones u otros motivos.
  • Previene la incontinencia fecal.
  • Mejora la capacidad de aguantar la orina.
  • Permite un mayor control de los esfínteres.

Cuestiones a tener en cuenta antes de hacer ejercicios de suelo pélvico para hombres

ejercicios de kegel para hombres destacada

1. Encuentra los músculos a trabajar

El primer paso antes de realizar ejercicios de Kegel para hombres es ubicar cuáles son los músculos pélvicos que debes trabajar. Un modo sencillo y efectivo es, al orinar, tratar de cortar la micción. Sin contraer glúteos ni abdominales. Los músculos que estás utilizando para detener la micción son músculos pélvicos.

También ubicarás alguno de estos músculos si durante una erección tratas de ejercer una presión similar a la del caso anterior. En esa situación notarás cómo el aparato reproductor se tensa y endurece por unos instantes. Esto es debido a la acción de los músculos pélvicos.

2. Ten en cuenta cómo hacerlos de manera efectiva

Como al fortalecer otro tipo de músculos, la técnica y la constancia son claves para el éxito. Si te preguntas cómo hacer los ejercicios de Kegel para hombres de modo que puedas aprovechar su beneficio:

  • Debes utilizar la técnica apropiada. Mejor hacer pocos y bien que muchos y mal.
  • Sé constante. Procura dedicar unos minutos diarios a fortalecer tus músculos pélvicos. Lo ideal es hacer una rutina de 10 repeticiones de cada ejercicio entre una y tres veces al día. Son ejercicios cortos, te llevarán poco tiempo.
  • Aunque estos músculos no se ven no son menos importantes que otros. Sus funciones son clave para la salud, el bienestar y una vida sexual satisfactoria.
  • Deja pasar unos segundos entre la ejecución de un ejercicio y su repetición. Serán más efectivos.
  • No hagas tantas repeticiones como para sentir fatiga muscular y evita en todo momento seguir si te duele.

Cómo hacer los ejercicios de Kegel

ejercicios de kegel para hombres

Ejercicio básico de contracción y relajación 

Siéntate en un lugar cómodo como el borde la cama o en una silla con las piernas ligeramente separadas y las manos relajadamente sobre las rodillas. Inclina el tren superior hacia el frente pero  manteniendo en todo momento la espalda recta.

Contrae el suelo pélvico con la mayor intensidad que puedas, tal y como si estuvieses tratando de cortar la micción. No debes forzar tanto como para llegar a sentir dolor.

Mantén la contracción de los músculos pélvicos durante unos segundos y después relájalos. Repite este ejercicio entre 10 y 15 veces, descansando al menos 8 segundos entre repeticiones.

Es uno de los ejercicios de Kegel para hombres con incontinencia urinaria pero también el básico para comenzar a fortalecer el suelo pélvico masculino. Una versión rápida de este ejercicio es detener la micción voluntariamente varias veces durante la misma, al menos un segundo por vez.

Kegel inverso

Este ejercicio es complementario al anterior y busca relajar conscientemente el músculo pubocoxígeo. Para ello manteniendo la postura del anterior ejercicio contrae el suelo pélvico y, seguidamente, detén esa contracción.

Llegado a este punto relaja al máximo el músculo pubocoxígeo. Para ello haz el esfuerzo necesario para orinar. Mantén un segundo y contrae de nuevo.

Realiza 10 repeticiones con un descanso de 8 segundos entre ellas.

Ejercicio básico de contracción

Mantén una postura idéntica a la de inicio del primer ejercicio. Contrae los músculos pélvicos tal y como si estuvieses evitando soltar una ventosidad o gas. Mantén esta posición de los músculos cinco segundos y relaja.

Repite entre 10 y 15 veces este ejercicio pero recuerda que debes descansar 8 segundos entre repeticiones.

Contracción de la musculatura anal

El ejercicio es similar al anterior pero en este caso el movimiento muscular debe ser semejante al realizado para evitar defecar. La postura debe ser la misma.

Haz 10 o 15 repeticiones con 8 segundos de descanso entre ellas.

Kegel anal inverso

Es otro de los ejercicios de Kegel a incluir en la rutina. La técnica es idéntica a la del Kegel inverso solo que en este caso no debes forzar como si fueras a miccionar sino como si fueras a defecar o a expulsar algo del interior de tu cuerpo por vía anal.

Ejercicios de Kegel funcionales

Estos no se realizan durante una rutina de ejercicio sino durante momentos vitales en los que los músculos pélvicos están implicados. Así puedes tratar de detener la micción varias veces al orinar, como ya señalamos. Y tratar de detener la eyaculación al eyacular.

Realiza a diario ejercicios de Kegel para hombres para aprovechar los beneficios de estos para la salud, el bienestar y la mejor vida sexual. Te requerirá dedicar poco tiempo.

Si quieres más información sobre el tema no dudes en contactar con nosotros.

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.