10 hábitos que debes adoptar para evitar ponerte «fofo»

Así que quieres mantenerte en forma y evitar la flacidez, pero odias las dietas. Bienvenido al club. Hoy, en lugar de dar recetas difíciles de seguir, con alimentos que no estamos acostumbrados a consumir porque directamente no pertenecen a la dieta tradicional de nuestra región, te invitamos a seguir estas sencillas reglas, rituales y artimañas que nos ayudarán a comer menos y mejor, y quemar más calorías durante todo el día, incluso mientras revisamos el correo electrónico.

Los hábitos alimenticios

1. Aceite de oliva en vez de mantequilla. Todas las ocasiones en las que puedas sustituir la mantequilla o margarina por aceite de oliva (en aerosol es muy cómodo), hazlo, ya que es veintinueve veces más bajo en calorías. Una vez a la semana no se nota, pero si eres consumidor habitual de estos productos lácteos, al final de la semana te ahorrarás hasta 300 calorías.

2. Utiliza platos pequeños. Y mejor si son azules. Usar platos pequeños nos hace engañar a nuestro cerebro, que piensa que continúa siendo una ración completa, y verdaderamente estás comiendo menos. Por otro lado, estudios han demostrado que los objetos de color azul suprimen o reducen el apetito. ¿A que no acostumbras a ver muchos alimentos o envoltorios de color azul? Con estos trucos te podrás ahorrar hasta 500 calorías semanales.

3. Bebe un vaso de agua antes de cada comida. Esto inicia una reacción metabólica compleja que produce una sensación de saciedad del estómago, evitando de esta forma comer tanto durante las comidas. Beber agua durante todo el día significa consumir hasta un 9% menos de calorías diarias. A la semana ahorrarías una media de 1300 calorías.

4. Especias en lugar de salsas. Las salsas contienen toneladas de calorías, mientras que las especias no. Además, las especias picantes y el pimiento ayudan a acelerar el metabolismo y nos hacen comer más lento, por la sensación de picor en la boca. De esta forma podemos estar consumiendo semanalmente hasta 500 calorías menos.

Los hábitos de consumo

5. Deja la Coca-Cola u otros refrescos similares. Evita tener hasta contacto visual con estos productos. Son de lo peorcito que hay en nuestras dietas. Una lata de Coca-Cola contiene 139 calorías que no necesitamos para nada, que son azúcares malos, y sin hablar de la cantidad de componentes y colorantes dañinos para la salud. ¡Y ni si quiera sirve para reducir la ansiedad por lo dulce! Si eres de los que consume Coca-Cola o similares a diario, empieza por eliminarla y te ahorrarás hasta 973 calorías semanales.

6. Aboga por el café solo. ¿Leche condensada? Eso no debería ni existir en tu vocabulario. ¡Es como veneno! El café solo prácticamente no tiene calorías, así que opta por beberlo solo, o con lo mínimo de leche posible. Recuerda que la leche es para los bebés y las crías que necesitan ganar mucho peso rápido. Las calorías que te ahorrarías con 10 tazas de café por semana, evitando cremas, leche condensada o leche, es de hasta 360 calorías (o incluso más si eres de los golosos).

7. Trata a tu cerveza como si fuera Whisky. Mientras más pesado es el brebaje, mayor es el número de calorías que contiene. Así que cuando te entra el antojo de beber algo refrescante como la cerveza, bebe solo una. Bebe disfrutándola lentamente. Y que no sea algo habitual. Resérvala para ocasiones más especiales o para los fines de semana que sales o tienes una cena. De esta forma puedes ahorrarte hasta 300 calorías semanales.

Los hábitos de trabajo

8. Trabaja más rato de pie. Si pasas todo el día sentado, las grasas comienzan a fijarse y la postura se empieza a deteriorar. Es la lenta degradación de nuestro cuerpo. Según afirman estudios recientes, después de pasar una hora sentado, el cuerpo disminuye la producción de las enzimas que queman grasa hasta en un 90%. Trabajar de pie no es la solución, sin duda, pero sí intenta levantarte cada cierto tiempo para estirar las piernas, ir al baño, o cargar el vaso de agua.

9. Ayuda con las tareas domésticas. No sólo ahorras dinero y vives en un espacio más agradable, sino que quemas calorías en todo momento. Fregar los platos y el suelo, planchar, lavar el baño, cocinar… todas las tareas del hogar nos hacen mover el esqueleto, y podemos quemar semanalmente hasta 1100 calorías realizándolas.

Los hábitos de desplazamiento

10. Lo mejor que puedes hacer por tu cuerpo es caminar. Caminar ayuda a evitar la diabetes, los accidentes cerebrovasculares y aumenta el deseo sexual. Búscate un podómetro (son baratitos, y de segunda mano hay muchos) e intenta alcanzar los 10.000 pasos al día. Además, si tienes perro, mejor que mejor. Un estudio de la Universidad de Missouri ha demostrado que las personas que caminan 20 minutos al día con sus mascotas bajaron un promedio de 6 kg. en un año. Si consigues caminar todo esto a diario, aumentarás la quema semanal en 3500 calorías más.

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.