¿Qué sucede cuando bebes alcohol antes de ir a dormir?

Personas bebiendo alcohol antes de ier a la cama

Veamos exactamente cómo el consumo de alcohol afecta nuestros sueños. Acompáñanos en el viaje a lo largo de  los sueños tras una noche de copas.

¿Te levantaste cansado? Es muy probable que la salida de anoche sea la culpable. De acuerdo con investigadores británicos, el consumo de alcohol antes de dormir afecta la calidad del sueño. De hecho, más de 150 estudios acerca de la relación entre el alcohol y el sueño han arrojado datos contundentes: después de una noche de excesos con el alcohol (cuatro cervezas o más), tu ciclo de sueño se ve interrumpido, pasas más tiempo despierto a lo largo de la noche, sueñas menos y se eleva tu ritmo cardíaco.

Cuando no bebes alcohol, el ciclo de sueño alterna entre momentos de sueño profundo, y lo que se conoce como sueños REM (Rapid Eye Movement), cuya función primordial es la de “desfragmentar” el cerebro -casi como si se tratase de un disco duro- preparándolo para el día que tienes por delante. Cuando bebes, en cambio, no puedes alcanzar el sueño REM tan necesario para el descanso, lo que se traduce en cansancio y sensación de aturdimiento por la mañana.

Pero eso no es todo. El alcohol también deprime el sistema nervioso, con lo cual si bien es posible conciliar el sueño más rápido y dormir profundamente durante la primera parte de la noche, el cuerpo se acelera durante la segunda mitad. Esto es así porque el sistema nervioso simpático –aquel que nos mantiene alerta durante el día- sigue aún activo, con lo cual tan pronto como los efectos del alcohol que inducen al sueño desaparecen y tu sistema nervioso simpático aún activo se encarga de despertarte.

¿Quieres saber más? Viaje a través de los sueños tras una noche de copas

El sueño tras una noche de copas

1.am.: Después de una larga noche de borrachera, te desmayas en la cama

¿Qué es lo que está ocurriendo? Según el neuropsiquiatra Irshaad Ebrahim, especialista en trastornos de sueño y líder de las investigaciones del Centro del Sueño de Londres, beber deprime tu cerebro, con lo que caes rendido entre 4 y 16 minutos antes de lo normal y entras en un sueño profundo unos 8 minutos antes también. El problema de todo ésto es que tu ritmo cardíaco se eleva a 9 minutos por latido, lo que implica que ciertas partes de tu sistema nervioso continúan estando más activas de lo que deberían.

2 a.m.: Aún tienes tus zapatos puestos

¿Qué es lo que está ocurriendo? El alcohol te mantiene sedado, por lo que tu sueño permanece ininterrumpido, dice Ebrahim. Pero la realidad es que no estás soñando, y tu ritmo cardíaco se ha elevado ahora a 13 latidos por minuto. Eso implica demasiada actividad

3 a.m.: Duermes como un bebé

¿Qué es lo que está ocurriendo? Según el doctor Sonu Ahluwalia, jefe clínico de cirugía ortopédica en el Cedars Sinai Medical Center de Los Ángeles, el alcohol retrasa el inicio del sueño REM, experimentando hasta un 9% menos de sueño REM del necesario para un descanso adecuado. El resultado es simple: sensación de aturdimiento por la mañana.

5 a.m.: Sigues bajo las sábanas

¿Qué es lo que está ocurriendo? Según el doctor Seiji Nishino, profesor de psiquiatría en la Stanford University, a medida que el alcohol se va metabolizando, tu sistema nervioso simpático permanece activo a causa de la bebida. En consecuencia, te despiertas con un 17% más de frecuencia de lo que debieras durante la segunda mitad de la noche.

6 a.m.: Sí, estás durmiendo, pero no estás descansando

¿Qué es lo que está ocurriendo? Para este momento, tu cuerpo ya ha metabolizado la mayor parte del alcohol y te sientes algo sobresaltado sin los efectos sedantes de la bebida, dice Ahluwalia. Das vueltas en la cama y te despiertas hasta un 4.39% más de lo normal durante la segunda mitad de la noche. Tu ritmo cardíaco se eleva ahora, a 11 latidos por minuto.

8 a.m.: Finalmente… ¡Estás despierto!

¿Qué es lo que está ocurriendo?: El alcohol ya se ha metabolizado por completo y sientes deseos de seguir durmiendo, pero tu sistema nervioso simpático pugna por que te levantes. Entonces sucede lo último que hubieses deseado: te levantas temprano. Y como resultado de una noche sin la suficiente cantidad de sueños REM, te sientes aturdido y cansado. Adivinen quién va a tener un largo día hoy…

Si quieres conocer tips para descansar mejor, descubre 6 cosas que debes evitar antes de acostarte

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.