¿Qué hacer con tus entrenamientos cuando te enfermas?

La situación en la que nos encontramos cuando tenemos algún resfriado o nos encontramos mal es tan frustrante, que nos desequilibra a la hora de hacer ejercicio, ya que no sabemos si debemos seguir con nuestras rutinas o paralizarlas hasta que nos encontremos mejor. Pues bien a la pregunta puedo entrenar cuando me encuentro mal? La respuesta es muy diversa ya que todo depende de tus síntomas y sobretodo la tipología de entrenamientos que te gustaría hacer.

Para una situación en la que los síntomas están en la zona de la cabeza, como por ejemplo congestión nasal, sequedad de la garganta y estornudos digamos que estas óptimo para poder hacer ejercicios moderados y suaves. Pero hay que decir que lo realmente importante es escuchar a nuestro cuerpo y descansar cuando nos lo pide.

Puedes probar primeramente con un poco de ejercicio suave y ver cómo responde tu cuerpo después de diez minutos y a partir de aquí ver si puedes seguir adelante o bien tirar hacia atrás. Si no estas demasiado enfermo el ejercicio puede ayudar a tu sistema inmunológico, así que si solo tienes un resfriado común y te sientes con las fuerzas de hacer un poco de ejercicio entonces te recomendamos estos movimientos:

  • Yoga
  • Caminar
  • Paseo en bicicleta
  • Tai Chi

youga

Sin embargo, hay algunos signos claros y síntomas que si los tienes debes evitar cualquier tipo de ejercicio:

  • Fiebre alta
  • Dolor de músculos
  • Tos seca o húmeda
  • Glándulas inflamadas
  • Vómitos
  • Diarrea

fiebre

Si muestras cualquiera de estos síntomas entonces necesitas ir directamente a la cama y descansar. Es importante darte el tiempo para sanar y sobretodo mantenerte hidratado. No es momento de empujarte a ti mismo ha hacer ejercicio porque será peor. También es importante que cuando estés enfermo no disperses tus gérmenes con aquellos que te rodean, ya que no es agradable ir al gimnasio para que las otras personas también se enfermen.

Una vez que hayas superado los peores síntomas y quieres volver a tu rutina, asegúrate los primeros días de lavarte bien las manos antes de tocar un equipo común.

Desafortunadamente enfermarse forma parta de la vida y no podemos ser súper humanos todo el tiempo. Por lo general lo mejor es escucharnos a nosotros mismo ya que solo si escuchamos al cuerpo obtendremos las respuestas. Recuerda que a veces es bueno dejar reposar el cuerpo para sanar.

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.