Menstruación y Ejercicio

La mayoría de las mujeres pasan unos días al mes cuanto menos molestos o dolorosos, esos días en que hasta la mujer más dulce puede convertirse en el muñeco diabólico de la noche a la mañana. Mientras que algunas experimentan cambios de humor, hinchazón, fatiga, dolor de cabeza… otras apenas se enteran. ¿De qué depende? Con los consejos que encontrarás a continuación aprenderás a ser una de esas mujeres que no deja el deporte y se ayuda de el para que esos síntomas sean apenas inapreciables.

  • No pares. El dolor, cansancio o pereza tratará de convencerte para que te quedes en el sofá pero ¡no lo hagas! Levántate y vete a entrenar, ese movimiento mejora la circulación lo que va a ayudar a reducir el dolor de cabeza y libera endorfinas que te harán sentir mejor.
  • Bebe suficiente agua. Por beber más agua no vas a retener líquidos sino todo lo contrario, una ingesta adecuada de agua te ayudará también a eliminar la sensación de pesadez.

beber agua durane la menstruación

  • Prueba suplementos naturales como calcio o magnesio para aliviar dolores, prevenir calambres o reducir la fatiga.
  • Introduce fibra que encontrarás en la avena, verduras, cereales… para ayudar a disminuir los niveles de estrógenos y prevenir la retención de líquidos.
  • Utiliza hierro, mineral necesario para la formación de la sangre y que en esos días cobra especial importancia para evitar la anemia consecuencia de la pérdida de fluido.

¿Podemos hacer deporte igual?

La respuesta es sí, el ejercicio físico no tiene por qué verse alterado por nuestro ciclo menstrual y está demostrado que los dolores de la regla son menores en chicas acostumbradas a entrenar con regularidad. Como citaba en líneas anteriores el ejercicio produce endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad” que actúan como analgésicos naturales, mejoran nuestro humor, disminuyen la tensión, etc.

la menstruación y el ejercicio

Si el ejercicio es realmente intenso o muy prolongado podrían alterar el ciclo o incluso provocar su desaparición temporal pero no es lo más habitual y suele ir acompañado de periodos de estrés, dietas muy estrictas etc.

Algunos especialistas asocian un tipo de ejercicio a cada fase:

  • En la fase premenstrual cuando aumenta el nivel de progesterona deberíamos realizar ejercicios más moderados ya que se están produciendo cambios muy importantes en el organismo como aumentar la masa corporal debido a la retención de líquidos, aumenta la producción de prostaglandinas, disminuye el tiempo de vida de los glóbulos rojos…

ejercicio con la menstruación

  • Durante la fase menstrual (periodo) se desprende el recubrimiento del útero y se pierde sangre que produce pérdida de hemoglobina y disminución del transporte de oxígeno a nuestros músculos, también aumenta el nivel de glucosa en sangre, por lo que podemos disminuir ligeramente la intensidad y duración del ejercicio.
  • Por último durante la fase postmenstrual, cuando tenemos niveles más altos de estrógenos se pueden llevar a cabo ejercicios con mayor carga de trabajo y pesos grandes.

Como siempre decimos, no se puede generalizar, cada persona es diferente, así que si te sientes más débil o cansada puedes bajar el ritmo durante esos días, pero recuerda que entrenar te va a aportar muchos más beneficios que quedarte sentada en el sofá.

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.