¿Hacer ejercicio te hace comer más?

¡Valora este artículo!
[Total: 0 Media: 0]

La satisfacción que se siente después de realizar una rutina de ejercicios, es quizás el beneficio más inmediato que posee un deportista. Tanto las endorfinas liberadas, como el sentimiento de realización, convencen al atleta de que está yendo por el buen camino. Sin embargo, muchos insisten en que la sensación de hambre después de los entrenamientos es mayor y las calorías quemadas son recuperadas inmediatamente frente al refrigerador.

Para poder bajar de peso de manera adecuada y priorizando la salud, es importante prestar atención a los alimentos ingeridos y el entrenamiento con el que se combinan. El tiempo y el método del ejercicio influyen directamente en la cantidad de calorías quemadas. Por eso es recomendable conocer qué hace que nos sintamos hambrientos y qué hábitos es preferible modificar para evitarlo.

¿Por qué estás hambriento después de entrenar?

Sentirse hambriento después de realizar ejercicio es una sensación que atraviesan muchos deportistas.

Una de las razones puede ser el tipo de entrenamiento que se esté llevando a cabo.  Por lo general, la producción de la hormona Grelina (que estimula el apetito) es menor en los entrenamientos de alta intensidad y corta duración. Es por eso que las sesiones largas y de moderada o baja intensidad, pueden ser el motivo por el cuál un atleta se siente hambriento luego de entrenar.

De todos modos, la intensidad del entrenamiento no es la única causa de la sensación de hambre. Otro motivo puede ser la deshidratación. Muchas veces el organismo confunde sed con hambre. De esta manera, si el cuerpo no está bien hidratado durante la actividad física, es probable que el deportista se sienta hambriento al terminarla.

Además de estos factores, es importante darle tiempo al metabolismo y al cerebro para adaptarse a los cambios y a los hábitos, tanto de entrenamiento como de alimentación. La sensación de hambre también puede ocurrir debido a que el cuerpo y principalmente la cabeza, no se han adaptado aún a las nuevas prácticas y rutinas.

¿Cómo evitar el hambre desproporcionado después de un entrenamiento?

Realizar una actividad física durante 20 o 30 minutos al día, no sólo es bueno para bajar de peso. El deporte también es importante para fortalecer el sistema inmunológico, prevenir enfermedades cardiovasculares y mejorar el estado de ánimo.

Si bien comer más de lo habitual luego de entrenar, es desalentador, no es una excusa para dejar el ejercicio. Lo importante es comprender las causas y corregir ciertas conductas que puedan estar influyendo en la cantidad de alimento requerido por el cuerpo.

En lugar de renunciar al gimnasio, es posible probar con éstas recomendaciones:

Un entrenamiento y un plan nutricional adecuados dependen en gran medida de los objetivos personales y estado físico de cada uno. De todos modos, es importante reconocer ciertos hábitos comunes que ayudan a regular la producción de grelina y a disminuir la sensación de hambre. Es fundamental que el deportista pueda analizar sus avances y retrocesos y reconocer su cuerpo, para poder seleccionar las rutinas y la alimentación que más lo favorezcan.