Errores en remo, mejora tu técnica

Errores en remo



La máquina de remo ha pasado de ser un elemento poco común para el entrenamiento en el hogar o en gimnasios a posicionarse como una de las máquinas más atractivas y demandadas para un entrenamiento cardiovascular y para trabajar la musculatura de la espalda. En principio, es un aparato de fitness sin complicaciones de uso. En cambio, existen algunos errores en remo muy comunes entre sus usuarios. Merece la pena tener en cuenta para evitarlos y, de esta manera, utilizar la máquina de manera correcta. Conociendo los errores en remo más comunes podrás mejorar tu técnica, minimizar el riesgo de lesiones y mejorar la efectividad del entrenamiento.

Errores en remo

Arquear la espalda durante el ejercicio

Es uno de los errores en remo más habituales en el entrenamiento. Especialmente en la parte del ejercicio en que estamos más cercanos a los pies. La tendencia a arquear la espalda es muy común pero fácil de corregir. Para evitar este error, debes mantener la espalda erguida en todo momento y el core apretado. Los hombros deben moverse hacia atrás y hacia adelante para la realización correcta del ejercicio.

remo

Quedarte a mitad del movimiento

Este es  uno de los errores en remo más común que más fácil es evitar. En muchas ocasiones no se completa en rango de movimiento del ejercicio, especialmente en el remo con barra. Es importante ser conscientes de la necesidad de completar el rango de movimiento. Al dejarlo a medias no se trabaja la totalidad de la musculatura que debería trabajarse. Por lo tanto, los resultados obtenidos no son los esperados.

Descoordinación en el retorno

A menudo, en el entrenamiento con remo se comete el error de descoordinar el movimiento de las rodillas y el de los brazos en el retorno. Debes evitar en todo momento doblar las rodillas antes que los brazos. Si no es así, no podrás evitar darte con ellas o cambiar la posición del brazo. Ten en cuenta que lo correcto es volver a la posición inicial al mismo tiempo que vas doblando tus rodillas, sin llegar a chocar con ellas.

Trabajar los brazos en lugar de la espalda

La práctica de la máquina de remo tiene como uno de sus objetivos principales el poder trabajar adecuadamente la musculatura de la espalda. Es cierto que también se deben trabajar músculos del brazo como el bíceps para la realización de los ejercicios, pero esto es secundario. Al tirar, debes evitar hacerlo con la fuerza muscular del brazo. Esfuérzate por hacer que sea la musculatura de la espalda la que realice el esfuerzo. Puedes dirigir la carga con los codos, si así te resulta más sencillo tener claro el objetivo.

Elevar los brazos en exceso

Es sorprendente cómo una premisa tan básica se ha convertido en uno de los errores en remo más comunes en este tipo de entrenamiento fitness. Por alguna razón, es habitual tirar del remo hacia el cuello, bajo la barbilla. No es la postura correcta; los brazos deben situarse muy por debajo, colocando los codos de tal modo que formen un ángulo de entre 80 y 90 grados con los antebrazos a la altura de las costillas. Son los músculos dorsales superiores los que tienes que utilizar para tirar del remo hacia ti, hasta llegar a la altura de tu pecho. Si lo haces de esta forma estarás usando realmente la energía necesaria y trabajando la musculatura adecuada.

ERRORES EN EL REMO

Crear una tensión excesiva en los hombros

Este error suele sobrevenir a causa del cansancio. En los remos de polea baja, es habitual que con la fatiga se pierda la concentración y se suban los hombros durante el ejercicio. Es algo que debes evitar si detectas que te sucede, porque esa tensión excesiva en los hombros no es buena. Como hemos comentado anteriormente, debes esforzarte por mantener la espalda erguida en todo momento. En este movimiento concreto, los hombros deben situarse abajo y hacia atrás, en posición similar a la de “sacar pecho“.

Rodillas abiertas

Es frecuente trabajar en la máquina de remo con las piernas abiertas. Si no cometes este ejercicio y lo practicas en gimnasio, seguramente lo has visto a menudo en otros usuarios. Parece que es una tendencia natural sentarse y relajar tanto el cuerpo que las rodillas se separen. Pero para la buena práctica del ejercicio es fundamental mantenerlas juntas en todo momento a lo largo del entrenamiento. Es la única manera de que los músculos flexores trabajen de forma correcta y adecuada para los resultados que quieres obtener.

errores del remo

Agarre incorrecto del remo

Uno de los errores en remo más comunes en el remo y más innecesarios, es agarrar este en el centro. No existe ninguna lógica que nos diga por qué se da de forma habitual y quizá se deba tan solo a la percepción del usuario de estar disfrutando de un mejor agarre. La realidad es que debe evitarse esta postura; lo adecuado es situar las manos de tal modo que agarren el remo en la parte más externa de este con los dedos meñiques en el aire y situando los pulgares estirados sobre el remo, de tal modo que la fuerza incida especialmente en los dedos anular, corazón e índice.

Errores en remo posición de las manos

Utilizar una carga de peso baja

En ocasiones, cuando se combina el entrenamiento en la máquina de remo con el trabajo en otros aparatos fitness u otros ejercicios físicos, se tiende a utilizar cargas de peso bajas. Quizá pensando en que así se podrá entrenar durante más tiempo. Y es evidente que sí, al necesitar menos esfuerzo se entrenará más tiempo, pero no será un entrenamiento efectivo. Es preferible poner una carga de peso adecuada y entrenar menos tiempo, o todo el que emplees será tiempo perdido. Si no es de esta manera, no habrás conseguido estimular el trabajo de ninguno de los grupos musculares que intervienen en el ejercicio.

Ten en cuenta estos fallos habituales; evitar los errores en remo más comunes te permitirá obtener mejores resultados de tu tiempo de entrenamiento y varios de sus beneficios. Además, minimizarás el riesgo de sufrir lesiones. Aunque al principio tengas que prestar una atención especial a estos puntos, pronto mejorarás tu técnica. Podrás entrenarte adecuadamente sin necesidad de una concentración especial que te ayude a evitar errores en remo.