El entrenamiento de fuerza que funciona como cardio

¡Valora este artículo!
[Total: 0 Media: 0]

El entrenamiento con Kettlebells no sólo sirve para poner a tono tus bíceps, sino que produce un aumento del ritmo cardiaco lo suficientemente importante como para contar como un entrenamiento cardiovascular, según un reciente estudio de Journal of Strength and Conditioning Research.

Se investigó a un grupo de deportistas que tuvo que completar dos entrenamientos en días diferentes. Uno de ellos era una sesión de media hora de intensidad moderada en cinta de correr (6,5 km/h a una pendiente del 4%). El otro entrenamiento, una sesión de Kettlebells de media hora. El grupo de personas que realizó la prueba fue formado previamente con la técnica correcta en la manipulación de Kettlebells, fundamental para evitar lesiones.

De esta forma, se les enseñó a realizar los movimientos correctos y mantener la postura adecuada durante el ejercicio: conducir el movimientos del cuerpo a través de las caderas, mantener la columna recta, alargar correctamente los brazos e inspirar y llenar el pecho de aire en los momentos precisos.

La media hora con Kettlebells se distribuyó de la siguiente forma: 3 series de 10 swings a dos manos, el ejercicio por excelencia en rutinas con Kettlebell, seguido de 10 repeticiones de sumo con Kettlebell. Cada serie duró aproximadamente 8-10 minutos y fue separada de la otra por un descanso de 3 minutos sentados. Las mujeres del estudio utilizaron Kettlebells de 11kg de peso, y si les resultaba muy duro, podían bajar a 9kg en la siguiente serie.

Lee también: Circuito de ejercicios con Kettlebells para ganar musculatura en poco tiempo

Swing a dos manos
Swing a dos manos con Kettlebell

Sumo con kettlebells
Sumo con Kettlebell

El resultado fue que en las dos sesiones de entrenamiento la quema de calorías fue muy similar y el consumo de oxígeno, lo suficientemente alto como para cumplir con las recomendaciones del American College of Sports Medicine sobre el ejercicio aeróbico. E incluso, los participantes consiguieron alcanzar una mayor frecuencia cardiaca durante la sesión de entrenamiento con Kettlebells.

Estos resultados sugieren que podemos optimizar tiempo en nuestras sesiones, fusionando el entrenamiento de cardio con el de fuerza, abarcando ambos con ejercicios con pesas Kettlebell. No sólo estamos trabajando de forma correcta la fuerza, sino que al mismo tiempo estamos realizando un potente entrenamiento de cardio. Y todo esto con un bonus extra: los ejercicios con Kettlebells son de menor impacto en comparación con otros ejercicio de tipo aeróbicos, como correr o saltar a la comba.

Lo que se comenta en Facebook


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.