10 consejos para perder peso

¡Valora este artículo!
[Total: 1 Media: 1]

Si tu objetivo es perder peso y adelgazar, has llegado al sitio indicado. A continuación vamos a dar una serie de consejos que vas a necesitar si tu meta es adelgazar de una forma sana y saludable. Antes de empezar, queremos decir que desde Mundo Fitness creemos indispensable acudir a un dietista y/o entrenador personal para conseguir tu meta de una forma no dañina y personalizada para tu cuerpo.

Las dietas milagro no existen, por lo que no nos debemos desesperar si no estamos adelgazando rápido. Se trata de un largo proceso, que debe ser constante sin llegar a ser obsesivo. Es por eso que, si durante este proceso se pone en riesgo tu salud mental o física, aconsejamos acudir a un profesional que te ayude a perder peso de forma personalizada sin que sea perjudicial para ti mismo.

1. Concéntrate en perder calorías día a día.

Perder peso es tan sencillo cómo crear un déficit de calorías. Empieza marcándote una cantidad en kilos que quieras perder. Si te has fijado la meta en perder medio kilo por semana sólo tienes que hacer números para conseguirlo. Medio kilo equivale a 2.000 calorías que, si se divide entre 7 días que tiene la semana, implica perder unas  285 calorías al día.

Asequible ¿verdad?. Planifícate una rutina diaria en la que combines ejercicio y recortar calorías innecesarias para llegar a perder las 285, y conseguirás librarte de medio kilo a la semana. Si te gustan los retos, puedes plantearte un objetivo más alto siempre y cuando lo consultes con tu nutricionista.

2. Compra una libreta

Básico. Es casi obligatorio tener un control para saber como avanzas. No te digo que te pruebes cada día los tejanos, pero sí que utilices la báscula una o dos veces por semana para saber como estás cumpliendo tus objetivos. Toma nota de lo que vas comiendo y de tus avances porque te ayudará a estar super motivado/a. Así, si un día decides transgredir un poco la norma, deberás apuntarlo en la libreta también.

3. La misma cuchara para todo

Recomiendo utilizar medidas “universales” que tengas a mano para cuantificar cuanta comida te pones, de esta manera vas a comer la cantidad exacta que necesitas, ni más ni menos. En este punto, las cucharillas y las tacitas pueden ser grandes aliadas.

4. Come 5 veces al día

Lo bueno si breve, dos veces bueno. Pues bien, en este caso si tienes comidas breves, puede ser hasta cinco veces buenas. Prográmate las comidas cada 2 o 3 horas, así elminiarás la ansiedad y el hambre. Lo mejor: dos snacks y tres comidas. También es recomendable ceñirse a un horario en el que no te saltes ni una de las comidas. Aunque creas que eso puede ayudarte a perder peso, saltarse almuerzos realentiza tu metabolismo y causa aumento de peso.

8:30 am: desayuno

11:30 am: snack

14 pm: comida

17:30 pm: merienda

20:30 pm: cena

 

5. ¿Qué comer?

Cuando comas, asegúrate de incluir proteínas para satisfacer tus apetito, fibra para llenarte y carbohidratos saludables para reponer energías. Las comidas principales (desayuno, comida y cena) pueden ser entre 300 y 500 calorías al día y los dos snacks de 150 cada uno. Puedes ir jugando en que almuerzo poner más calorías. En mi opinión, lo mejor es poner las máximas calorías posibles en la comida porque esta justo en medio del día.

6. Ahorra calorías

Encuentra maneras simples para recortar calorías. Por ejemplo, intercambia tu refresco diario por agua, pon una loncha de queso en vez de dos, compra leche desnatada… ¡Hay cientos de trucos! Simplemente tienes que poner imaginación.

7. Planea por adelantado

Aunque no te lo creas, siempre que dialogues con el hambre saldrás perdiendo. En vez de ponerte tensa cada vez que camines delante de la despensa, ten la osadía de planificar tu menú por adelantado. Puedes destinar un tiempo cada domingo a planificar las dietas de la semana. ¿Todavía no te has comprado la libreta?

8. Ponte en marcha

Si tu intención es perder peso, hacer dieta es sólo una parte. La otra mitad es hacer ejercicio. Y no, por si lo estabas pensando, ir caminado al trabajo no es suficiente. Lo mejor es hacer actividades de cardio (bici o running, por ejemplo) durante una hora al menos cinco veces por semana. Puedes alternar tus actividades al aire libre con clases de aeróbic en tu gimnasio.

9. Haz fiesta cada día

Ponte metas asequibles cada día y, si las consigues, no dudes en celebrarlas por todo lo alto. Eso sí, que tus premios sean saludables.

10. Mentalízate

Ten en cuenta que las dietas de régimen no son la respuesta. Lo que debes conseguir es tener una dieta saludable todos los días del año en la que te puedas permitir caprichos ocasionales. También tienes que protegerte de las llamadas dietas milagro que te aseguran adelgazar de manera fácil y rápida. Seguro que no es saludable.